domingo, 27 de noviembre de 2016

martes, 9 de agosto de 2016

Reajustar los líquidos de la manera que se pueda se quiera se tenga

CONJURO ESCRITURAL:


I

Conjuro despertar sin planicie
a las tardes con apnea
un gran gracias
pero no

Ahora que te busco
membrana que me falta
bolita que olvidó
como cernir


II

Otro desarticular sorpresas
bienvenidas de la espada
todos esos tiempos anteriores
todas esas llaves voladoras
todos los balcones sin memoria


III

Dibujar unas
minucias
lentamente
quedarse sin humedad
o bien derramar la toda
una manada de adioses
saben llegar jadeantes


IV

Artefacto
maquinaria
cuerpo
o como se diga
yo sigo con varios nombres
la nueva danza de las sonrisas



V

Miles de segundos
que me abracen que
y que me canten todos juntos
apio verde tullú

Huestes de cangrejos
volveremos a jugar
tablero chino
¿Ya, flaca?


VI

Y darle una bienvenidas
a ese yo que pronto
deja de parecerse
a mis otros yoes


VII

Penúltima ducha
penúltimo desayuno
penúltimo abrazo en el mismo techo
penúltimo hervir
y sentarse
y mirar
y mirarse
por penúltima vez


VIII

Guardarse todos esos silencios
o esas tapitas
conchos del anteayer

Taparse con géneros
de antiguas regiones
de saltar la cuerda
solo
sola
mirando un cerro
desde arriba
desde abajo
¿Dónde cerraste los ojos, Rut?
La pregunta sin hacer
baja mi bólido azul.


Vamos con un regreso con cerro con verde con viento que suena juuuuuuuuuuuuuuuuuu...

Verborrea para un volante:


pequeño avanzar consciencia monohemisférica la ruptura la sesura necesaria para disipar con violencia como apagando una vela como el momento exacto en el que te acostumbras a la penumbra con quizás quién sabe quietud que no quita la duda la febril ausencia del pequeño susurro sublingual anterior al verbo conjugado el dominio que me sabe absorber tiende a la redención sencilla del pasito con chancho esquinado tal vez un poco más vivo y más con los ojitos de gato con botas después de todo todo todo lo que termina severo como la gravedad y las todas fuerzas de la mismedad sin la ubicuidad que funesta un hambre más de terciopelo con un color que sepa contener esta mirada de aquí te las traigo Peter Parker no habría durado mucho en el puerto sin decir nada frente a una nueva mirada más uniforme tal vez el concepto solo de ciudad que pretende llegar más a todos los nortes todos los órganos cómplices entre silencios bailamos todos y todas somos todas somos una causa final sin alguna consecuencia cuya voz separe un éxtasis del otro con fuerza absoluta contigo en algún lado sintiendo capilares que me estrujan lentamente la palabra futuro mientras cae una rotunda pestaña escalón del descanso postrero ya no sabíamos nada más nada más seco y vacuo inerme yermo inicuo transtorno ya más lejano como de un oriente que ya no es tal ni cual solíamos soñar con los ojos que no caben en las caras tarifas de alguna fobia que de repetirse así me lleva al caminar continuamente contorsiona contra cada crepitar cristalino de los dientes con el pelo absurdo y efímera la higiene que nos cubre remanente final de no sabernos como ello algún nos no nos insista carita con tuto ni con frío ni con articulación cansada de no saber subir por querer desconocer todo el atrás que nos conforma que nos confronta con esta inmediatez que desde luego también somos no soy ningún estúpida innecesitud de negar flecha abyecta señal infrecuente un verbar con las uñas distintas y claras las signaturas hijas de una saturación tan justa y persistente en  medio de la colosal duda que proponemos izar cada cierto tiempo que empuja en direcciones opuestas artilugio de un sabor de una molécula secreta de una secreción más nuestra que saludar mañana bien tempranito también una tarde también es ser postre el festín oblicuo comienza sin aviso por más que se preste como fondo de algún aviso de alguna eventualidad por engarzar otro momento programado ni naranja ni mecánica tal vez virtual tal vez una áptica palabra incapaz de ser negada tras un portento una idea es un coloso puede tan pronto se un golem que no se cansa de seguir que también puede ser un trocito de tela o un pedacito de papel con una dirección también oblicua que más temprano que tarde nos termine por confundir los ríos las corrientes las prepalabras que como si fuera tan fácil intento capturar sin brillo capturar sin brillo capturar sin embargo la sustancia que no deja de emerger ya no dispone de la libertad que determine un conteo nuevo testigo inequívoco de un amoblado más acorde con lo que finges querer casi sin sentir culpa casi ni siquiera un pequeño avanzar consciencia monohemisférica la ruptura la sesura necesaria para disipar con violencia como apagando una vela como el momento

sábado, 8 de agosto de 2015

Quizá una semiexplicación. Casa antigua. Niñez. Nonabuela. Migraciones. Familia. Pasado. Todos somos algunos... de vez en cuando

LASTRAN

memoria del vértigo
espéculo del dominio
ceremonia del ascenso
incándido el aroma con cariño


recuento horizontal
aspecto fúnebre
economía del desprecio
demócrata sarcasmo
la cazuela sosa
el vacío motocicleta


calmita cariño exhibición
espérame a las cinco
¿cuál sopaipilla del ascensor?
¿cuál no llegamos la vez tercera?
versan las ardillas del pasado.


los pocos del espacio otro
las tratan los quieren con especias
aroma que cruje que camina
que corre que empuja que
por qué y cuán antiguo la tina
la tierra con saliva
la misma gato negro gato rucio


pleno augurio descuajado
ojos tus ojos tus ojos
préstamo


árboles lastran del salario
solamente con picor la sien cansada
lastran atestiguan yo persigo
entre las ardillas furibundas
mis ardillas con las tuyas
entretejer el cocinar
un pequeñito calcinando las visitas
el sin-señor con frazada
la sin-señora sin almuerzo



a mí los pasillos
los potos en tanta ventana
comienza la testuz torcida
la mía
crece
con descuido remanente
con la tina con la tierra con saliva


entonces mi yo conmigo
mi tú con contigo
entonces los mis
tus los
pensamos en el entonces
también


bajada de bus
de buscar
presunta desgracia
despierta


grieta que se ensimisma
como costra
el fraude de la memoria
que es la memoria


comer
ser más, ser varios más
las llegadas
las escaleras con coche
las con carrito
las con café


prontos
inventarémonos otros
desde afuera
a veces inventáremos
los quisiéramos


los artilugios los vericuetos
de la más mano de los dormires
celebración adjunta
una boina con un padre abajo

cuántos hermanos
más menos cuántos
viejitos pascueros
mantel con zapato grande

me vestían con radio prendida
me repetían instrucciones
lo grande con lápiz rojo
lo chico con el azul


la venganza siempre fue madre
nada de vena abierta
basta con foto del escarnio
basta esconder y guasapear recuerdos
basta llegar a tiempo
justito a tiempo
que sin el vidrio te beso
te me despido sin más

en espera de lograrlo
de construir un somos
a veces las calles son así
aves callan a veces las calles
un fotograma, otro fotograma
y con luñita la sien perversa
descuido obsesión pariendo

alguien llegó, de seguro
Darwin ya no estuvo loco
algo, tu mentón es mío
algo de los ojos
algo

velocidad
de mamá con fiebre
y la vitrina que te movía
que nos llegaba lejos
ahora vitrina

¿cómo se estrechan de nuevo
esos púlpitos del mote con huesillo?
¿cómo saberes en cocción?
¿quién te dijo tus sabemos?

acérrimo desprecio son las negras
fondo blanco doble faz
plaga flojos sucios muchos
amígdalas con sorna

estrechar como si se pudiera
todo este circo arrugado
entre las invisibles mañanas
entre resacas
para el que dijo quién culpa
yo que ni con certeza
fúnebre
Aquiles dejo lentamente
lo que corriente desprecia

martes, 28 de julio de 2015

se ha visto un cuchuflí bailando con dificultades

Equis

Pálpito prístino, tartamudeo tono semi-tono, la venganza de la sinestesia, dinosaurio de diccionario o pokemón guerrillero. Neuronas bailando lambada bastoncitos y sin ciegos, perros nuevos, infra y supra. 
Gotario silabario la rosa y el clavel cromáticos con descuido coordinado. Yo no, tú sí. Punto aparte.
→ Mermelada de mariposas, carcaj de chantilly. Aspereza del traspárpado
→ Punchipún al vinagre, despedida de envilecida anosmia
→ se me olvidaron las mandos, se me olvidaron los puños. Pero estoy segur@ que vine sin corbata.
→ Paso de cebra craneano, semáforo píamadre… blandamadre. Ambrosía del resumen.
→ Descartada la epilepsia, me acuerdo de mi resaca y me marcho ¡Gracias!

Una cárcel que deja de serlo para ser cárcel que deja de serlo para ser cárcel que deja de serlo para...

Enmipieza

Nos saludamos 

(besito-en-la-nuca)

Afeitadas las bellezas

Dijiste “no me sale”

“No importa”, pensé

Más tarde…

cantaré mis venganzas hermosas

Demonomini 36

Se rehúsan, intensamente
Caricias de gato con pañales